08 septiembre 2017

EMBARAZO MOLAR, MI EXPERIENCIA

Resultado de imagen de ecografia
                                                                                                                     foto: vix.com

Aprovechando las buenas noticias que tuve ayer en mi visita al ginecólogo, me he visto animada a contaros un poco lo que me pasó tras el aborto (podéis leer el post donde hablo de ello aquí).

Dos semanas después de hacerme el legrado, me llamó mi médico para que fuera a su consulta porque habían analizado lo que me quitaron. Como podéis imaginar nos preocupamos bastante, porque tras haberme hecho mi revisión y ver que todo estaba bien, se suponía que "ya estaba". Así que con mil ideas en la cabeza, allá que fuimos, y mi sorpresa fue escuchar lo que me dijo nada más verme: "Toñi, no es nada grave...pero has tenido una cosa extraña que hay que controlar". Podéis imaginar mi cara de "QUÉ-ME-ESTÁS-CONTANDO". Y entonces vino el nombre técnico y la explicación... Había tenido un embarazo molar, más concretamente una mola parcial.

Podéis leer aquí la explicación cientifica, aunque os hago un resumen a continuación:
Una mola es cuando te quedas embarazada, el test de embarazo te da positivo, tienes toooodos los síntomas de embarazo, pero por ciertas anomalías cromosómicas, la placenta forma una masa de quistes llamada "mola". Si la mola es total, no hay embrión, todo son quistes. Si la mola es parcial, hay embrión y mola (mi caso). Qué me pasó a mi? Pues que cuando fui en la semana 6 a la ecografía, aún no se había desarrollado la mola esta asquerosa, por eso pude ver al peque bien y con latido. Pero en la semana 10...la mola había crecido tanto y el peque tenía tantas anomalías que ya no vivía. 

Y qué pasa después? Pues que aunque te hayan limpiado bien todo en el legrado, la mola puede volver a hacerse (aunque ya no estés embarazada), y por ello tienen que hacerte un seguimiento mediante analíticas, para ver que la hormona del embarazo (BhCG), que es la que avisa de que puede haber tejido molar por ahí, va disminuyendo en tu cuerpo hasta desaparecer. 

Así que desde entonces he estado haciéndome analíticas cada semana (que hubo un momento que llevaba los brazos como si fuera una yonqui). Y como a finales de julio ya tenía la hormona muy bajita, me mandaron la última pasado un mes, que fueron los resultados que recogí ayer, donde además tuve nueva cita con el ginecólogo para comprobar que todo estuviera normal. Y gracias a Dios así es!! Todo está perfecto y ya puedo hacer vida normal!!

Ahora que está todo bien y mi cuerpo ha vuelto a lo suyo, debo esperar a que se pasen tres meses en caso de querer buscar la familia numerosa...así que ya os iré contando. Admito que da muchísimo respeto plantearse un nuevo embarazo, pero la ilusión que tengo es mucho mayor :)



Lo cierto es que no he encontrado mucha información sobre este tema, ya que pasa en un caso de cada 1.000 aproximadamente, por ello he querido compartir un poco mi experiencia y servir de ayuda a aquellas mujeres que puedan pasar por un caso similar. 

Y al resto que me leéis, que seguro que esto os sonaba a chino... ya sabéis lo que dicen "no te acostarás sin aprender una cosa más", jeje. 
Gracias por estar siempre al otro lado y por tantas muestras de apoyo, sois más bonicos que na!!

5 comentarios:

  1. Ànimo familia. Muchis besos. que la vida es de los valientes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras ;)
      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  2. A finales de julio fuí hacer la priemra eco (12 semanas de embarazo). Vieron que no había latido y se me cayó el alma al suelo (calculaban que era un feto de unas 7 u 8 semanas). El primer diagnóstico fue un aborto diferido. Esto implica que te deben provocar la salida del feto. Intenté primero en pastillas pero mi cuerpo no reaccionó como tocaba y al final fue legrado (28 de julio).
    En mi caso las analíticas han sido mensuales y negatizadas desde el primer momento. La primera fue más tarde de lo que me hubiese gustado, el 14 de septiembre (por confusiones con la que me tenía que dar la visita que no sabía si el tema era urgente o no); más la correspondiente prueba de tórax. En todas la visitas se recalcaba que el tiempo de espera si todo iba bien, era de 6 meses. Pero he visto de gente que este tiempo ha sido más laxo, ¿es posible?
    La verdad es que han sido momentos muy duros que parecen que ya llegan a su fin, pero ahora nadie te quita el miedo. Además no paro de ver embarazadas, también en el entorno más cercano y aún la cuesta arriba de querer no pensar se hace más difícil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada,decirte que siento muchísimo lo de tu pérdida. Es algo que psicológicamente te deja muy tocada, y ya con lo de la mola...creo que al final es inevitable sacar el miedo del cuerpo.
      En mi caso tuve que esperar tres meses, pero tengo entendido que segun cada caso y cada ginecólogo aconsejan una cosa.
      Nosotros estamos muy ilusionados de nuevo, pero creo que este miedo que tengo metido en el cuerpo no se me va a ir nunca...
      Mucho ánimo y muchísima suerte. Un abrazo enorme

      Eliminar
    2. Es bueno compartirlo con alguien que también ha pasado por esto. La comprensión por la pérdida es otra.
      ¿3 meses? yo fuí por la seguridad social y eran 6 meses como mínimo, sí o sí. Y eso que di negativo desde la primera analítica y sin nada raro. Sólo iba a las consultas para decirme que la analítica había salido bien y ale, para casa. Es más, en mis intentos de negociación ya me digeron que tenía suerte que no tenía que esperar un año como otras mujeres.
      ufff ha sido muy largo, ahora ya me hecho la última analítica. Ya lo estamos intentado otra vez pero por ahora no hay suerte. Lo malo es que ahora es cuando, si todo hubiese ido bien, lo tendŕia en mis brazos, era para estas fechas cuando...bueno ya sé que no se debe pensar en ello y es inevitable.
      Muchas gracias por los ánimos e igualmente. Gracias por explicar tu experiencia y compartirlo. Un gran abrazo

      Eliminar