26 febrero 2014

Esas cosas que me enamoran


Hoy cumples cuatro meses, y al mismo tiempo, por casualidades de la vida, hace un año que descubrí que venías en camino. 
Recuerdo cómo di la noticia a tus abuelos, a tus tíos...y a tu padre, que al principio le costó pillar lo que le estaba diciendo, pero luego no cogía en sí mismo de tanta felicidad. Me acuerdo de sus reacciones, y de cómo comprendí que desde ese día, mi vida cambiaba por completo. Ya no miraba por mí, sino que todos mis pensamientos y acciones iban dirigidos a tu bienestar, y a que crecieras fuerte y sano en mi interior. Y así pasaron nueve meses de ilusión infinita, que con tu nacimiento has convertido en una vida llena de alegrías cada día.
Es curioso como unos meses en mi vida pasada no suponían prácticamente nada, no habían casi cambios... Y una vez naciste, sin unos gustos definidos aún, sin un carácter determinado, solo ha sido cuestión de tiempo que crearas tu forma de ser para poder conocerte a la perfección.

Me encanta observar tus movimientos y gestos cada segundo, esos ojos super abiertos cuando algo te llama la atención, esas manitas que te coges como si fueras a dar un discurso y esos deditos de los pies que mueves inconscientemente.

Me enamoras cada vez más con esas sonrisas que me echas con solo mirarte, cuando te duermes encima por las noches mientras veo la tele y cuando me agarras el dedo de la mano mientras te doy el pecho.

Adoro esa hora del baño en la que se te ve tan a gusto con tu padre dándote masajitos, y que a la vez no soportas cuando ya te hemos puesto el body y el pijama, y sabes que aún te queda la bata (estoy segura de que en verano disfrutarás muchísimo llevando solo el pañal). 

Ya sabemos de sobra que cuando te haces popó tenemos que cambiarte el pañal inmediatamente...porque si no aquello se extiende y nos toca volver a bañarte enterito (insisto en que en este aspecto eres un poco Shrek, tú cuanto más pegajoso estés, mejor).

Haces que cada mañana, aunque por la noche solo haya dormido un par de horas, me levante con una sonrisa a desayunar mientras ves tus dibujos favoritos de la cebra, porque mientras te miro, sé que comienza un nuevo día junto a ti.


Son esas cosas y muchas más las que cada día me enamoran, porque todo tú haces que el resto del mundo siga su curso sin afectarme, ya no me importa lo que hace o dice el resto de la gente, las modas, lo que pasa aquí o allá...porque con la nueva vida que hemos formado me sobra. Porque es ahora, a mis casi veintiocho años, cuando estoy disfrutando de verdad mi día a día...
Y ¿sabes por qué? Porque mi mundo eres tú


2 comentarios:

  1. Enhorabuena!!los primeros meses son muy intensos pero poco a poco os vais conociendo y todo va mucho mejor. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo,la verdad es que ahora estoy encantada!!
      Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aqui ;)
      Saludos!

      Eliminar