18 febrero 2014

En mi casa somos 4

Una de las preguntas que me hacía más de una persona cuando estaba embarazada era "y cuando nazca el bebé, ¿qué vais a hacer con el perro?" y yo me quedaba bastante pillada con cara de circunstancia, pensando "¿qué se supone que tengo que hacer?", y contestaba: "pues seguir como hasta ahora!!"

No entiendo como hay personas que se deshacen de un animal por la llegada de un nuevo miembro a la familia, quitando por supuesto causas de fuerza mayor, como que el niño tenga algún tipo de alergia que no le permita una convivencia normal, o que el perro tenga algún tipo de problema y suponga una amenaza para el bebé, no veo inconveniente en que todo siga igual.



En mi caso, tenemos a Leia,  una golden retriever desde hace cuatro años, que además de super buena, es una perra muy inteligente a la que entiendes con solo mirarla, y desde que me quedé embarazada no nos planteamos ni una sola vez ni media duda de cómo sería la convivencia con el bebé por su parte.
De todos modos, nos informamos de las mejores formas para dar la "bienvenida" al duende cuando llegáramos a casa del hospital, y así  lo hicimos: primero entré yo, me saludó a su modo volviéndose loca y cuando se calmó, metimos al bebé, nos agachamos para ponerlo a su altura y dejamos que le oliera los pies. Recuerdo que lo miró detenidamente un momento y después solo lo quería lamer. Con esto tengo que decir que vamos de menos a más muy poco a poco, porque tampoco me hacía gracia al principio que lo lamiera de arriba a abajo después de haber salido a la calle y chupado y olido todo... Pero ahora vamos dejando que el peque "se inmunice" y los dejamos más tiempo juntos, y si vemos que por lo que sea Leia se pasa, limpiamos a Javi con una toallita y listo. Aunque somos totalmente conscientes de que cuando empiece a gatear, esto va a ser una locura!!
Pero bueno, sobre todo no olvidamos que Leia es una más en la familia, y que igual que en estos cuatro años nos ha demostrado su amor incondicional, lo cierto es que ahora lo sigue haciendo con Javi, que al igual que a todos, a ella también la tiene enamorada. 

Si me preguntaran por uno de los momentos que más me gustan del día, diría que es cuando él se queda durmiendo en su cuna y Leia se acuesta a los pies, lo veo un gesto precioso y de protección absoluta.



Por eso nunca digo que somos tres y el perro, siempre digo que en mi casa somos cuatro :)


2 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo,mientras no haya causa de fuerza mayor no entiendo la razón de deshacerse de tu fiel compañero. Maravilloso que hayais formado una familia tan perfecta! Los papis, La princesa y tu Duende,completo!! un beso grande

    ResponderEliminar