23 julio 2013

Elegir el nombre

Desde que sabes que estás embarazada tu cabeza es un no parar de dar vueltas a nombres de niño y de niña. 
En ocasiones, se tiene muy claro desde el principio, pero en otras...cambias de un día para otro.

En nuestro caso teníamos más o menos claros los nombres en ambos casos, pero cuando te dicen el sexo del bebé, como tienes tanto tiempo por delante, la verdad es que le das muchas más vueltas de las que esperabas y aquello se convierte en una especie de Festival de Eurovisión...con votos y todo!!

Cuando nos dijeron que era niño cometimos el error de decir a la familia "el nombre que más nos gustaba" en ese momento. MAL, no lo hagáis. Porque las llamadas para dar la enhorabuena vinieron seguidas de "así que Alejandro eh??" A lo que tú solo contestas "bueno...es un candidato, pero aún no es definitivo". Y cuando esta situación se va repitiendo, coges a tu pareja y le dices "oye, vamos a decidirnos por el nombre antes de que la gente empiece a mandarnos regalos bordados". Y lo haces. Te sientas, coges papel y boli y comenzáis con una "lluvia de ideas". Cuando tienes varios, tú descartas algunos de los nombres que él ha dicho, dándole buenos motivos como que queda mal con el apellido, o que es muy facil de que hagan rimas en el cole... Él descarta algunos que tú has dicho simplemente porque "no le gustan", así, sin más. 

Y te quedas con "los tres finalistas", y tu chico y tu puntuáis aquello desde el tercer al primer puesto como si estuvierais hablando de una carrera de Fernando Alonso. Y por algún motivo desconocido parece que coincidís...y ya lo tenéis. Y lo repetís varias veces como si estuvierais llamando al perro, para ver como queda cuando el crío comience a andar y quieras que venga. Y te encanta, y los dos os quedáis muy satisfechos en el sentido de que ya has hecho una cosa de las mil que tienes que hacer... Y todo es perfecto... Hasta que comienzas a decirlo a la familia.

Aquí hay de todo, hay quien te dice que le encanta, quien te dice que está muy bien, a quien le entra por un oído y le sale por el otro, quien intenta hacerte cambiar de opinión a su manera en plan "y no te gusta más este otro??", quien te dice que no le gusta directamente, y quien se quedó con la versión "Alejandro" y de ahí no lo sacas... Señoras y señores: MAL. Ni os fijéis en lo que os dicen, ya sea bueno o malo, porque al final te vas quemando, y pasan los meses y algunos siguen empeñados en darte sus mejores argumentos para que cambies el nombre, y un día llega tu chico a casa y lo sientas delante del ordenador y le dices "cari, vamos a ver algún nombre más... a ver si nos hemos apresurado demasiado eligiendolo". Y te metes en "los nombres de niño más puestos durante el 2012" o "los nombres más bonitos para niño", y ves que el que habéis elegido está entre los 10 primeros, lo cual te llena de orgullo y satisfacción, porque te das cuenta de que el nombre que has elegido no es ningún disparate. Luego te pones a ver significados de los nombres, para darle un toque más profundo a la elección, y no contentos con eso, y con la lista de los nombres más puestos durante 2012 delante, vuelves a hacer de nuevo el ranking de nombres que más os gustan...y los vuelves a enumerar... y sin explicarte cómo...el número uno vuelve a ser el nombre que teníais pensado, y el que además ya tenéis bordado en más de una cosa que os han regalado durante este tiempo: Javier. Y miras a tu chico, y sin deciros nada...los dos sabéis que lo estáis haciendo bien.



Conclusión: Señoras y señores, aunque este consejo se puede aplicar a muchas situaciones de la vida, en esta ocasión es primordial. Elegid el nombre que más os guste y que más os defina a vosotros mismos, podéis dar mil vueltas, pero hacedlo vosotros dos para que sea una elección totalmente vuestra y que la gente no os vuelva locos...porque para gustos, los colores, y al final es imposible que todos estén contentos con todo.
Y si se ponen muy pesados...en Decathlon tenéis tapones para los oídos bien baraticos!!

Espero que os haya servido mi experiencia/lucha/hazaña para cuando tengáis que tomar esta decisión :)


2 comentarios:

  1. Como todo eso ya nos lo veíamos venir, nosotros no dimos opción a nadie. Ya antes de saber lo que era dijimos que si era niña ya lo teníamos más que decidido, que había habido unanimidad desde el primer día. Y así cuando lo comunicamos, aunque hubo quien puso cara rara, no se atrevió a decir nada en contra :)
    Sólo espero que a quien le guste de verdad el nombre de Emma, sea a la destinataria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hicisteis muy bien tomando esa decisión!!!Nosotros ya hemos tomado nota para el siguiente...que de todo se aprende!!jeje
      No te preocupes que seguro que a la destinataria le encanta su nombre ;)

      Eliminar